A. W. Pink

Consuelo para los creyentes


Скачать книгу

      

      Publicado por:

      Publicaciones Faro de Gracia

      P.O. Box 1043

      Graham, NC 27253

      www.farodegracia.org

      ISBN: 978-1-629461-38-0

      © Traducción al español por Publicaciones Faro de Gracia, Copyright 2016. Todos los Derechos Reservados.

      Traducción realizada por Giancarlo Montemayor.

      El diseño de la portada fue realizado por Joe Hearn y Joshua Vandgrift, de Relative Creative.

      Ninguna parte de esta publicación puede ser reproducida, almacenada en un sistema de recuperación de datos o transmitida en cualquier forma o por cualquier medio – electrónico, mecánico, fotocopiado, grabación o cualquier otro – excepto por breves citas en revistas impresas, sin permiso previo del editor.

      © Las citas bíblicas son tomadas de la Versión Reina-Valera © 1960 Sociedades Bíblicas en América Latina. © renovada 1988, Sociedades Bíblicas Unidas. Utilizado con permiso. Todos los derechos reservados.

      Impresa en Colombia, primera edición, 2016

      Contenido

       Introducción

      Capítulo 1­ — No Hay Condenación

      Capítulo 2La Seguridad del Creyente

      Capítulo 3Sufrimientos Compensados

      Capítulo 4El Dador Supremo

      Capítulo 5El Dios que Nos Recuerda

      Capítulo 6Probado por Fuego

      Capítulo 7La Disciplina Divina

      Capítulo 8La Disciplina Divina

      Capítulo 9La Herencia de Dios

      Capítulo 10Dios Asegura Su Herencia

      Capítulo 11El Lamento

      Capítulo 12Hambre y Sed

      Capítulo 13Limpios de Corazón

      Capítulo 14Las Bienaventuranzas y Cristo

      Capítulo 15La Tribulación y la Gloria

      Capítulo 16El Contentamiento

      Capítulo 17Estimada es la Muerte

      Introducción

      El trabajo al que el siervo de Cristo ha sido llamado es multifacético. No solamente debe predicar el evangelio a los perdidos, alimentar a la grey de Dios con ciencia y con inteligencia (Jeremías 3:15), y quitar las piedras de tropiezo de en medio del camino (Isaías 57:14), sino que también es instado a “Clama a voz en cuello, no te detengas; alza tu voz como trompeta, y anuncia a mi pueblo su rebelión” (Isaías 58:1 y cf. 1 Timoteo 4:2). Aun otra parte importante de su comisión se describe en, “Consolaos, consolaos, pueblo mío, dice vuestro Dios” (Isaías 40:1). ¡Qué título tan honroso: “pueblo mío”! ¡Qué relación tan reafirmante: “vuestro Dios”! ¡Qué labor tan placentera: “consolar”! Existe una razón contenida en tres partes por la cual se repite dos veces este mandamiento a consolar.

      Primero, porque algunas veces las almas de los creyentes se rehúsan a ser consoladas (Salmo 77:2), de tal forma que la consolación debe ser repetida. Segundo, para acentuar esta labor de manera más enfática en el corazón del predicador, como para que no sea tacaño a la hora de dar aliento. Tercero, para asegurarnos cuán deseoso de corazón está Dios mismo en que Su pueblo esté con buen ánimo (Filipenses 4:4). Dios tiene un pueblo, objeto de su favor especial, una compañía a los que ha tomado para tener una relación íntima consigo mismo de tal manera que los llama “pueblo mío”. Muy a menudo ellos se sienten desconsolados debido a sus inmundicias, las tentaciones de Satanás, el trato cruel del mundo o el pobre estado de la causa de Cristo en la tierra. El “Dios de toda consolación” (2 Corintios 1:3) es muy tierno hacia ellos, y es Su voluntad revelada que Sus siervos venden al corazón roto y derramen bálsamo de Galaad en sus heridas. ¡Qué causa tenemos aquí para exclamar “¿Qué Dios como tú?”! (Miqueas 7:18), quien ha provisto el consuelo de aquellos que anteriormente fueron rebeldes contra Su gobierno y transgresores de Sus leyes.

      Los temas de este pequeño libro se han impreso en algunas ocasiones en nuestra revista mensual durante los últimos treinta años. Anteriormente fueron sermones que predicamos hace mucho tiempo en los Estados Unidos de América y en Australia. En algunas partes se encuentran expresiones (especialmente en donde se habla de profecía) que ya no usamos hoy; pero debido a que al Señor le ha agradado usarlos en su forma original con no pocas de Sus personas angustiadas, no las hemos editado. Que Dios se agrade de brindar paz por medio de estos temas a las almas afligidas hoy, y que la gloria sea únicamente para Él.

      —A.W. Pink, 1952

      Capítulo 1

      No Hay Condenación

      “Ahora, pues, ninguna condenación hay para los que están en Cristo Jesús.” — Romanos 8:1

      “Pues, ninguna condenación hay.” El capítulo ocho de la epístola a los Romanos concluye la primera sección de esa maravillosa carta. Su primera palabra en el griego es “pues” o “por lo tanto” se puede apreciar de dos maneras. Primero, esta palabra conecta con todo lo que se ha dicho desde el capítulo 3, versículo 21. Aquí se deduce una conclusión de toda la discusión anterior, una conclusión que fue, de hecho, la gran conclusión hacia la que el apóstol ha estado apuntando durante todo